La calidad de los colchones pasa a ser nula en cuanto a cantidad

Muchas veces la necesidad supera el placer, pues cuando decimos esto nos referimos en que hay muchas situaciones en las que entendemos o queremos entender que necesitamos algo, y como esto es un hecho nuestras vidas, lo que hacemos es plasmar esa necesidad como una idea que necesitamos concluir.

Publicidad

En muchas situaciones, esa idea la queremos plasmar con tanta fuerza que parecemos ridículos en cuanto al sistema funcional de progreso mismo alcanzado. Si por alguna razón necesitamos comprar algo en base de urgencia, normalmente compramos lo que nos servirá en ese momento, no lo que ha la larga le podremos sacar el provecho. Esta acción la hacemos muchas veces.

Otro caso que también pasa, es cuando tenemos que comprar mucha cantidad de algo, sabemos que si lo compramos de forma brusca, pues necesitamos notar la ligera diferencia entre el progreso modificado de calidad a cantidad y de justo a barato. El querer o tener que comprar en cantidad, nos obliga en muchas situaciones a comprar las cosas a un precio un tanto reducido. Pues si compramos cosas que valen la pena pero que son costosa, al final no terminará saliendo rentable el realizar la compra.

Imagina que quieres poner un negocio de venta de muebles, pero sabes que comprar una cantidad “X” al final no saldrá tan rentable puesto que esos colchones son muy costosos. En este punto te das cuenta que acabas de perder una cantidad de dinero brutal, por lo que obviamente la inversión se fue a pique.

Hoy en día podemos ver como funciona el sistema, uno que aún siendo similar cuenta con su punto diferencial, que se caracteriza por ser muy diverso al otro. Si compramos algo en cantidad y a un precio reducido porque aparte de ser en cantidad, logramos reducir el precio pero a su vez el producto que compramos cuenta con un precio reducido por la calidad del mismo.

Es posible que aquí se venda más porque el colchón es más económico para el cliente. Es posible que se venda más puesto que al tener tanto las personas notarán que en cualquier momento pueden comprar otro, es posible que se venda más porque al final esa marca tal vez les resulte atractiva, o porque al principio muestra una calidad excepcional, todo dependerá de como sea el producto y de como lo muestres.

La idea de hacer una compra inteligente es conociendo al publico que le venderás el producto en este caso el colchón, conócelos y aprende sus gusto y necesidades y tal vez logres hacer buenos negocios.

Sobre El Autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados